Medidor de tips para ser un gran propietario
Afición
Inquietud
Amigos con quien compartir esta aventura
Dinero
TENER TU PROPIA CUADRA ES DIVERTIDO

Da igual que seas el dueño único o que participes junto a otros en la propiedad de una cuadra de carreras. Para un aficionado, ser propietario es la experiencia más divertida que existe de disfrutar de las carreras de caballos.

Tener un caballo de carreras es una aventura de ocio continuado en la que el día en el que compite tu caballo, siendo importante, solo es uno entre los muchísimos momentos de diversión. Los entrenamientos, las visitas a la cuadra, las reuniones con el entrenador, la elección del programa y de las carreras, las matrículas o las celebraciones tras las actuaciones, son algunos de los momentos de intensidad emocional con los que los propietarios disfrutan gran parte de su tiempo de ocio.

Desde luego, ser propietario tiene que ver con convertirse en protagonista de un deporte, pero en lo que en realidad consiste es en dejarse apasionar y, como todas las pasiones, la de involucrarse en una cuadra, se disfruta más si se comparte. Con familiares, con amigos y, sobre todo, con copropietarios en una cuadra multipropiedad.

CONVERTIRSE EN PROPIETARIO ES FÁCIL

Los trámites burocráticos necesarios para ser nuevo propietario son pocos y sencillos. Hay que registrar el nombre de la cuadra, los colores de la chaquetilla, abrir una cuenta en un hipódromo y poco más. Para los todo ello, tanto el hipódromo en el que vaya a estar estabulado el caballo, como el Jockey Club Español, la entidad reguladora en la que hay que registrarse, prestan todo su apoyo. Además, una vez elegido el preparador, él se responsabiliza de la mayoría de los trámites. Para el resto, la Asociación de Hipódromos, a través del programa SERTURF, contribuye, sin coste alguno, a que la experiencia de tener un caballo sea fundamentalmente lúdica.

El objetivo de todas las entidades involucradas es que los propietarios disfruten al máximo del deporte, de los caballos y de la experiencia emocional que los rodea.

Darse de alta en el mundo de las carreras puede ser cosa de un solo día y para el resto de las gestiones, incluyendo, cuando sea preciso, la elección del preparador, la búsqueda del caballo, la forma jurídica de la cuadra o encontrar los socios en una multipropiedad, SERTURF está a disposición de los nuevos propietarios.

TENER UN CABALLO DE CARRERAS NO ES CARO

La mayoría de los aficionados tienden a pensar que ser propietario es algo inaccesible económicamente. Eso, sin embargo, es un mito y, sobre todo, cuando se participa en un caballo a través de mecanismos de titularidad compartida como es el caso de las cuadras en multipropiedad.

La compra del caballo no es, generalmente, la partida más relevante. A título orientativo podemos indicar que, en la subasta de yearlings (productos de un año que aún no han corrido), organizada en Madrid el 16 de septiembre de 2017 por la Asociación de Criadores de Caballos de Pura Sangre (ACPSIE), el precio medio de compra fue de 14.800 euros. Por su parte, en la subasta de caballos en entrenamiento, también de ACPSIE, celebrada el 20 de octubre de 2017, el precio medio de compra fue de 5.500 euros.

Por otro lado, mantener un caballo de carreras puede costar en España, aproximadamente, 1.200 euros al mes y eso incluye los gastos de estabulación en un hipódromo o centro de entrenamiento, los de manutención y entrenamiento, la participación en carreras, transportes, etc.

A cambio, hay que tener en cuenta que los ingresos correspondientes a los premios y colocaciones obtenidas por los caballos en las carreras en que compiten, reducen el coste anterior. Para tener una idea estimativa de este ingreso, cabe reseñar que, en 2017, se repartieron en España más de 5.380.000 euros entre los caballos ganadores y colocados en las 427 carreras de P.S.I. celebradas. Dado que en dicho año corrieron en España un total de 719 caballos, el ingreso medio anual por cada caballo que compitió fue de 7.480 euros, lo cual es un porcentaje muy relevante de los gastos anuales de mantenimiento. Las cifras anteriores son medias y, por supuesto, hay historias de buena suerte e historias de mala, pero eso es parte esencial de la gloriosa incertidumbre de las carreras de caballos y lo que hace de esta afición algo tan emocionante y tan único.

¿CUÁL ES EL RETORNO DE SER PROPIETARIO?

En España hay  419 cuadras activas. Incorporarse al mundo de las carreras como propietario supone la apertura de una nueva dimensión a la vida, que se termina convirtiendo en un medio para la autorrealización y el crecimiento personal. El resultado de esa aventura se mide en términos de ocio disfrutado, de su intensidad, su duración y la diversión que aporta. Adicionalmente, favorece el desarrollo personal y social. Curiosamente, la satisfacción que conlleva, no solo no se ve reducida por el hecho de compartir la propiedad de la cuadra con amigos, sino que, por el contrario, aumenta.

El precio de la afición es el coste de mantenimiento (neto de los ingresos por premios y colocaciones), que como se pone de manifiesto en el apartado anterior, es muy asumible. Este coste se reduce proporcionalmente cuando se participa en un modelo de propiedad compartida.